Son necesarias?

Existen innumerables fuentes de bienestar, pero NINGUNA DE ELLAS ES ABSOLUTAMENTE NECESARIA. Darle demasiado valor a una de ellas haciéndola imprescindible es debilitarse a uno mismo porque, entonces, si no poseo el objeto deseado soy un desgraciado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes