No perder el NORTE

Uno de los pasos del método de Alcohólicos Anónimos es el desarrollo de una humildad radical, que es una virtud fundamental para convertirse en una persona fuerte, no sólo para los alcohólicos sino para todo el mundo. De hecho, estoy convencido de que siempre que perdemos el norte es en gran medida por lo contrario: por arrogancia, por darnos demasiada importancia. Pero podemos recuperar la cordura en el momento en que dejemos de querer ser relevantes.
 
Fuente: bicicletasciudadesviajes.blogspot.com

100%

La mítica doctora Claire Weekes superó, en su juventud, un muy severo trastorno de ansiedad. Su capacidad investigadora y su coraje la condujeron al otro lado: al dominio, la armonía, la paz y la alegría.
 
Gracias a ella, miles han logrado la misma magia de transformación que estudiamos aquí. Claire Weekes ha sido la persona más influyente de la historia de la verdadera curación de los problemas nerviosos (y no Freud ni ningún otro).
 
En una de las entrevistas que concedió, dijo:
 
A la hora de hacer este trabajo, muchos cometen un error: aceptan sus síntomas al 99 %, pero no al 100 %. Y ese 1 % lo cambia todo. Y es que sólo se alcanza la victoria cuando se llega al 100 % de aceptación. Mi tarea es ayudar a llegar, lo antes posible, a ese 100 %.

¿En qué consiste la meditación?

Dejar pasar el tiempo.

Y por último…
 
DEJAR PASAR EL TIEMPO
 
Conlleva aceptar que no vamos a curarnos de la noche a la mañana, que vamos a necesitar TONELADAS DE PACIENCIA Y DETERMINACIÓN. Dejar pasar el tiempo también implica ponerse cómodo y aceptar completamente los síntomas y toda la situación. Situarnos en una posición tranquila, de largo recorrido, sin prisas, sin lucha, con plena aceptación. En pocas palabras, de dejar pasar el tiempo.
 
Es evidente que la aceptación total implica NO TENER PRISA. Querer acelerar el proceso es no aceptar, es seguir temiendo al malestar. Es muy importante no impacientarse porque la aceptación total requiere justo lo contrario: no necesitar que el problema desaparezca de inmediato, estar cómodo con él. Y eso requiere tiempo de exposición.

Visión en túnel

El término visión en túnel se utiliza de muchos modos y en diferentes profesiones (medicina, psicología,…) pero durante el proceso terapéutico que llevamos a cabo desde la psicología me gusta utilizarlo para explicar el siguiente fenómeno.

Muchas veces, en alguna de las primeras visitas, les explico a los pacientes que cuando estamos mal, absortos en nuestras creencias, en nuestro malestar, en todo lo “malo” que nos acontece, … tenemos lo que podríamos llamar “visión en túnel”.

– “¿Pero qué es eso de la visión en túnel me dicen algunos?”

Entonces les pregunto lo siguiente: – “Cuándo vamos en coche y entramos en un túnel, ¿qué vemos?” (más…)

Vive hoy!

Conferencia Códoba

CÓRDOBA
 
El miércoles 30 de marzo a las 19:00 h estaré en el Salón de Actos del Rectorado de la Universidad de Córdoba (UCO) para dar una charla sobre mi último libro Sin Miedo.
 
Allí nos veremos!!
 
Fuente: uco.es

Si con todo lo que tienes no eres feliz

Tu mente, a la que le suele tirar más fijarse en eso que (cree que) te falta, que en eso que ya tienes, es una máquina perfecta, cuando se trata de construir e inventar necesidades. ¡Materiales, físicas, afectivas, de valoración, da igual! Lo que importa es poner delante de cada una de nuestras peticiones, el poderoso concepto de NECESITO.

A través de este funcionamiento, construimos auténticos laberintos, complejos, inasequibles, llenos de condiciones que nos dificultan avanzar hasta ese punto tan simple y minimalista cómo significa el propio bienestar.

Atrévete a renunciar a gran parte de esas necesidades, que a hasta el momento logran limitar y condicionar el acceso a tu bienestar. Verás que ligero se vive sin ellas. Esta es la auténtica dieta de una mente “fit”.

Bernat Fisas
Psicólogo Colaborador del Equipo de Terapia de Rafael Santandreu

FLOTAR
 
Flotar significa:
• No agitar las aguas.
• Relajarse.
• Ralentizar.
• Ir poco a poco, pero con determinación.
 
Lo contrario de flotar es luchar, apretar los dientes para que el malestar pase de inmediato. Estas prisas —digamos que agresivas— no nos interesan, porque la lucha provoca que el malestar reverbere.
El símil del practicante de taichí puede ayudarnos a entender qué es flotar.
La delicadeza del taichí nos acerca al significado de «flotar»: aceptar la ansiedad con total calma, sin agitarse, preparados para estar muchísimo tiempo en ese estado.
 
Flotar también significa eso: llevar a cabo algo sin exigirse mucho.
Cuando una emoción negativa invade nuestra mente, no estamos en la mejor forma mental y, como es obvio, no podemos rendir como de costumbre. No pasa nada. Lo mejor es no exigirse demasiado, salvo estar presentes, en contacto con la emoción negativa, mientras hacemos algo útil que nos permita pasar el tiempo.
 
Otro significado de «flotar» implica aprender que somos capaces de realizar cualquier tarea aunque estemos paralizados por el miedo . Es decir, sin fuerzas.
 
Flotar también significa ralentizar. Cuando sufrimos un ataque de ansiedad, sentimos agitación y tendemos a hacer las cosas deprisa. Sin embargo, lo mejor es hacer todo lo contrario: ralentizar cualquier acción. Ese ralentizar es muy importante por dos razones: porque lanzamos a nuestra mente el mensaje de que no pasa nada, de que no hay ningún peligro, ninguna razón para correr; y porque nos relajamos en la medida de lo posible.

ACEPTAR

CONTINUAMOS CON LA SOLUCIÓN DE LOS CUATRO PASOS
 
ACEPTAR
 
Para muchos, éste es el paso más importante. Lo esencial. Con «aceptar» queremos decir abrirse íntegramente a todo lo que estamos sintiendo cuando nos encontramos fatal. Y hacerlo de un modo pasivo, como corderillos que llevan al matadero.
Hasta que no se produce este tipo de aceptación profunda no se está en el camino correcto.
 
La aceptación total implica:
• Dejar de luchar.
• Dejar de huir.
• Abandonarse.
• Vivir con total normalidad.
• No pensar en el asunto.
• Acomodarse a la situación.
• No querer que pase rápido.
 
«Aceptar totalmente» es la clave para dominar el mundo emocional. La auténtica fortaleza —la transformación radical— llega cuando somos capaces de hacer lo contrario a lo de siempre: no salir huyendo del malestar, sino introducirnos en él como si de una piscina de agua caliente se tratase. Y aprender a estar allí sin movernos durante mucho tiempo. Tanto que nuestra mente ya no experimente miedo. En ese preciso instante tiene lugar la aceptación, y aparece una sensación única de paz y dominio.
  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes

Seguir el Blog