Plenitud

Todos mis avatares -goces y adversidades- serán aventuras con las que crecer y hecerme más fuerte y feliz. Hasta la enfermedad será un camino más hacia la plenitud.

Fuente: tripadvisor.com

¡Hola tristeza! ¡Adiós Tristeza!

Hola amig@s!!

Hoy os traemos un texto muy interesante sobre la tristeza en tiempos de Covid.

Abrazo,

En el transcurso de este confinamiento debido al COVID 19 ha podido hacer acto de aparición la tristeza. Hay una forma de tristeza que tiene que ver con situaciones que no podemos controlar y que suponen algún tipo de pérdida de nuestro día a día. Para vivir esta etapa de manera más serena es conveniente entenderla como una emoción necesaria, aunque pueda parecer intolerable porque nos va a ayudar a adaptarnos a una nueva realidad.

La tristeza, como el resto de las emociones es una emoción adaptativa, cuando se hace presente nos podemos sentir vulnerables pero también nos ayuda a conectar con esa parte interna que solemos rechazar porque representa sufrimiento. Es adaptativa porque si la vamos aceptando gradualmente puede dejar paso con el transcurso del tiempo a otro tipo de emociones más serenas. (más…)

Desapego

Fuente: pinterest.com.mx

Necesititis.

La necesititis es una de las principales fuentes de neurosis. En realidad, ser débil a nivel emocional es siempre una consecuencia del hecho de necesitar en exceso. Por eso, una de las estrategias más eficaces para sanar es reducir las necesidades. Una de las mejores formas de llevar a cabo este ejercicio de reducción de necesidades es la visualización.
 
El ejercicio de poder estar cómodo a nivel emocional en esas situaciones negativas sólo podemos realizarlo si transformamos nuestras creencias irracionales, si nos despojamos de la necesidad de que nos traten bien, de tener empleo o de estar acompañado. El ejercicio nos fuerza a <<pensar bien>> (y, por lo tanto, a sentir bien).
Fuente: twitter.com

Casa del libro

Carpe Diem

El objetivo del diálogo interno es controlar el mundo externo. Cuando no nos gusta lo que sucede, lo verbalizamos, lo juzgamos, nos lamentamos y decidimos qué hacer al respecto. Y esto nos hace sentir más seguros.
 
Pero tanta prevención, tanta rumiación, tanta proyección en el futuro… acaba siendo una maldición porque nos impide disfrutar del presente y nos vuelve seres obsesivos y temerosos.
 
En principio, el diálogo mental actúa como un mecanismo de protección, de defensa, pero acaba siendo un loco generador de miedos, contradicciones y confusión.

Los traumas.

No dialogues con tus pensamientos negativos!

¿Resistirse al cambio?

Fuente: pinterest.com

No a los gusanos.

Una persona fuerte y feliz sabe distinguir entre argumentos válidos y gusanos. Y a estos últimos les sabe dar la espalda, no entrar en conversación con ellos.
 
Para distinguir entre gusanos y argumentos reales podemos seguir el siguiente esquema:
  • Libros recomendados

  • Artículos publicados por mes

Seguir el Blog